Adivinación y autoconocimiento: dos visiones excluyentes

           

            Actualmente el Tarot es usado a partir de dos visiones diferentes y excluyentes: la visión adivinatoria o futurológica y la visión de autoconocimiento. Mientras el Tarot Adivinatorio pretende conocer el futuro, el  Tarot de autoconocimiento  busca la transformación del ser humano. Dentro de ésta visión tenemos varias líneas: Jodorowsky,  Enrique Ezquenazi, Liz Greene, Zigler, etc. A la mía desarrollada a partir de 1987 la llamo Tarot Terapéutico.

            El Tarot Terapéutico tiene como objetivos sintonizar al individuo con su esencia e identificar y ayudar a resolver bloqueos, miedos y otros patrones de conducta que dificultan su realización integral.

           

Los cinco principios del Tarot Terapéutico:

1. Nuestras vidas son el producto de nuestras decisiones y no de las circunstancias. Somos plenamente responsables por la vida que tenemos.

2. Tomamos nuestras decisiones a partir de nuestras creencias y patrones de conducta en ellas enraizados; por lo tanto, construimos nuestras vidas a partir de nuestras creencias.

3. El principal obstáculo para alcanzar la realización en cualquier aspecto de la vida somos nosotros mismos, es decir, nuestra resistencia a cambiar los patrones de pensamiento y conducta que no funcionan.

4. Atraemos lo que necesitamos para crecer y no lo que pensamos y menos lo que se nos antoja..

         5. Cada uno de nosotros lleva dentro los potenciales necesarios para realizarse en todos los aspectos y ser feliz.

 

La visión adivinatoria y la terapéutica discrepan en cuatro cuestiones fundamentales:

           

            El individuo y sus circunstancias. El Tarot Adivinatorio pretende conocer hechos, el Tarot Terapéutico comprender los hechos que ya conocemos. El centro de la cuestión no está en los hechos y las circunstancias sino en el individuo que las vive.

           

            2ª La cuestión del destino.  Para quien hace futurología, el destino gobierna nuestras vidas: “Si naciste para martillo, del cielo te caen los clavos” y el Tarot acaba siendo un intermediario entre ese todopoderoso destino y los simples mortales. Así, somos  reducidos a espectadores de nuestras propias vidas, por no decir a pollos de granja.

            Para el Tarot Terapéutico somos los “cocineros” de nuestro destino, continuamente lo estamos creando a partir de nuestras decisiones, acciones y omisiones. Nuestra capacidad de crear nuestro futuro es proporcional a nuestra conciencia. Como dice Jung "El destino es el retorno de la inconsciencia". Si necesitamos entender alguna cosa interna para crecer atraemos situaciones y personas que tocan ese punto hasta que finalmente nos damos cuenta. El Tarot Terapéutico es una herramienta para cambiar el destino, pues nos ayuda a tomar conciencia de lo que realmente está dificultando nuestra realización y muestra qué actitudes necesitamos tomar si queremos liberarnos.

           

            3. La cuestión de la responsabilidad. Para el Tarot adivinatorio el ser humano es un esclavo. ¿Qué libertad puede tener alguien cuya vida está amarrada al destino, hasta el punto de poder conocer su futuro? Libertad y responsabilidad caminan juntas. Si insistimos en mostrar a nuestros consultantes que sus vidas son el producto de extrañas, ajenas e imprevisibles fuerzas como el azar, destino, divina voluntad, o trabajos de magia estamos degradando los seres humanos a la categoría de irresponsables que nunca podrán liberarse por sí mismos. Y entonces llegan los salvadores...        

Según  la visión terapéutica somos totalmente responsables por la vida que llevamos. Parar de colocar la responsabilidad (o la culpa) de nuestra situación en los demás, en la pareja, los padres, el jefe, el gobierno, el destino... es el primer paso para cambiar. “La felicidad y la fortuna son cuestiones de elección y no de suerte. Osho.

            4. La cuestión del bien y del mal. El bien y el mal no son verdades absolutas. Lo que es bueno para una persona hoy, puede no serlo mañana. Lo que es bueno para mí, puede no serlo para usted. No existen enfermedades y si enfermos. El Tarot Terapéutico  no trabaja con el bien y el mal, sin embargo considera:  a.- que existe un aspecto nuestro, particularmente íntimo que no fue alcanzado por las manipulaciones y chantajes de la programación familiar, donde reposa la esencia del ser humano. b.- que algunos aspectos de la programación familiar fueron negativos. Estas consideraciones son ajenas al Tarot adivinatorio que muchas veces toma prestados sus conceptos de bien y mal de las religiones oficiales, adoctrinando todavía más sus consultantes y dificultando que éstos sean ellos mismos.

            En el Tarot tenemos tres grupos de cartas:

            Los 22 Arcanos Mayores son representaciones simbólicas de los Arquetipos o Ideas Universales presentes en el inconsciente colectivo que cambian con la evolución de la humanidad. Representan también estados de conciencia y sus manifestaciones prácticas que van de la potencialidad absoluta del Loco hasta la realización plena del Universo.

            Las 16 Figuras de la Corte dejan de ser personas, hombres y mujeres con determinadas características físicas o psíquicas que  van a aparecer o desaparecer, trayendo alegrías o desgracias, para transformarse en 16 tipos de personalidad que, dependiendo de la posición en la cual aparecen, se manifiestan como actitudes diferentes, más neuróticas o más creativas.

            Los 40 Arcanos Menores son expresiones de nuestra vida cotidiana en cuatro aspectos:

            Los de Bastos o de Fuego muestran como el consultante expresa su energía, abarcando fundamentalmente el mundo profesional y las manifestaciones instintivas y creativas. 

            Los de Copas o de Agua, muestran diferentes estados emocionales.

            Los de Espadas o de Aire, indican como está nuestra mente y cuales son sus mecanismos.

            Finalmente los Discos (Oros, Pentagramas o Monedas) o de Tierra, hablan de nuestra relación  con nuestro cuerpo físico y con el mundo material.

Observemos como se establece un paralelismo exacto entre la estructura del Tarot y la del ser humano que facilita la entrada en profundidad en los cantos oscuros de la psique.

.

La Lectura Terapéutica

            Los viejos sistemas de lectura tipo: Presente, Pasado y Futuro no sirven más si queremos colocar el centro de la cuestión en la autotransformación del ser, es decir, en identificar los patrones de conducta, sistemas de creencias, bloqueos y miedos que tienen que ser disueltos y en las actitudes a tomar para crecer.

            Así, desarrollé en 1987 la LECTURA TERAPÉUTICA, a partir de la tradicional Cruz Céltica, sistema basado en una disposición de diez cartas siendo que el número inscrito en cada carta de la ilustración indica en qué orden la carta fue extraída de la baraja.

Veamos sus posiciones:

1 y 2 Momento Actual     

3 Resultado Interno

4 Ancla                  

5 Método

6 Camino de Crecimiento    

7 Necesidad Esencial o interna

8 Relaciones

9 Infancia

10 Resultado Externo

 

Una sesión de Tarot Terapéutico  tiene un paralelismo interesante con una consulta con un profesional de la salud. En primer lugar no lo visitamos por curiosidad sino porque algo nos duele.  

El Tarot Adivinatorio parece con la medicina hospitalaria:

 - Doctor me duele aquí.

 - Muy bien, tómese este analgésico para el dolor y este antibiótico (ambos agentes externos) para acabar con el virus (otro agente externo). Así usted va a sanar y en una semana va a volver al trabajo y a hacer su vida normal.

Las causas de la enfermedad y la manera de acabar con ella, según este tipo de medicina, están fuera de nosotros y aparentemente nada tienen que ver con el tipo de vida que llevamos y mucho menos con nuestros patrones de pensamiento y conducta.

En el Tarot Adivinatorio sucede algo parecido: las causas de nuestros problemas son externas y las soluciones también son externas: ¿Va a aparecer el hombre de mi vida? ¿Mi empresa va a dar lucros? ¿Voy a ganar en la lotería?

            En el Tarot Terapéutico, las cartas del Momento Actual que muestran las dificultades y conflictos por los que estamos pasando, son los síntomas de una enfermedad formada por un conjunto de patrones de conducta-pensamiento programado, denunciados por las cartas de la posición del Ancla.

Tampoco nos quedamos satisfechos con una receta, queremos saber las causas de nuestra enfermedad y qué debemos hacer para, una vez curados, no volver a enfermarnos. En el Tarot Terapéutico tenemos las cartas de la posición de la Infancia, que muestran los orígenes inconscientes del Ancla, las causas profundas que nos llevan a enfermarnos. Aquí, tomamos conciencia de los trazos de personalidad que el niño adquirió para obtener la aprobación familiar, fundamental para su supervivencia psíquica. Observen que todos estos no son agentes externos, gérmenes o virus, sino que están dentro y muy dentro.

El profesional de la salud sabe muy bien que el organismo tiene un centro autorregulador para recuperar la salud. Sería más correcto, entonces, ayudar al cuerpo a recuperarse que curarlo. En el Tarot Terapéutico, escuchamos la voz de este centro en la posición de la Necesidad Interna o Voz de la Esencia.

Cuando comprendemos los conflictos internos, sus orígenes y manifestaciones, cuando tenemos un diagnóstico, llega el momento de la acción. Necesitamos un método de trabajo que cambie nuestra vida. El doctor sugerirá actitudes, iniciativas y medicinas que nos lleven a recuperar la salud. En el Tarot Terapéutico  tenemos aquí las cartas de la posición del Método.

             También queremos saber como iremos evolucionar durante el tratamiento, es decir, como va a ser nuestro camino de recuperación y qué resultados podemos esperar. Todo eso es mostrado por las cartas del Camino de Crecimiento y de los Resultados Externo e Interno.

 

Resumiendo:

Tarot Terapéutico Sanador
Conflictos Sintomas
Ancla Enfermedad
Infancia Origenes de la enfermedad
Método “Receta”
Camino de Crecimiento y Resultados Evolución del cuadro

       

    Comenzar las interpretaciones de cada posición a partir de las frases siguientes pude ayudar mucho al iniciante.

     Momento actual: Estás cuestionándote… Estás tomando conciencia de… Tu atención está dirigida hacia...

     Ancla: La dificultad interna que te impide crecer y que  tienes que (y puedes) eliminar es...,

    Infancia: Para ser mínimamente aceptada tuviste que... Tuviste que adaptarte a un ambiente de...

    Relaciones: Tu imagen o  actitud  ante las relaciones es... Lo que sustenta la relación es... El momento que  vives en la relación es...

    Necesidad interna: Tu esencia te está pidiendo que te des cuenta de...o que trabajes...,

    Método: Sugiero que hagas... Sugiero que dejes de hacer… ES importante tomar consciencia de…

    Camino de crecimiento: Como consecuencia de..., creces en la medida que..., te das cuenta y vas asumiendo, comprendiendo o eliminando...  

    Resultado interno: Resolviste las dificultades internas para... Eliminaste.....Desarrollastes tales talentos y capacidades...

   Resultado externo: Encaras el mundo con la actitud de... Atraes una situación externa que te obliga a encarar y te da la chance de resolver...

    Colocaremos varias cartas para cada posición, formando así un mapa del proceso que el consultante está viviendo, dando las orientaciones precisas para que de un gran salto hacia delante en su vida.